ZONAS DE ALTO VOLTAJE

 

 Hay puestos de trabajo en los que los empleados tienen que realizar su labor en zonas que  conllevan un grave peligro, incluso hasta el punto de la muerte. Por ejemplo en lugares en los que se trabaja cerca de cuadros eléctrico de alta tensión, pueden ocurrir accidentes en los que el más mínimo error puede costar la vida a más de uno de los trabajadores, sobre todo si la zona además de peligrosa no se encuentra aislada como debería estarlo, bien sea por ley o como maree el sentido común.

Para aislar estas zonas se pueden tomar varias medidas, que van desde equipar a los trabajadores con botas que tengan una suela capaz de aislar de la alta tensión a la que se puede estar sometido, colocar en todo el suelo algún tipo de material aislante o disponer de una buena cantidad de tapetes dieléctricos que se puedan ir trasladando de sitio para que en todo momento se encuentre bien aislada la zona que se requiera en cada momento, esta última siendo la solución más práctica y económica, ya que en el caso de que alguna de estas piezas se deteriore será mucho más fácil de cambiar que si se tienen que realizar reparaciones en el suelo.