EL MILENIO ES RETRO

 

A inicios del nuevo milenio retro, las tendencias en estilismo y maquillaje empiezan a ser más estudiadas; se incorpora la técnica del visagismo para encontrar el look que favorezca individualmente a cada quien. Los tonos se adaptan al color de piel, retomándose las pestañas postizas y los delineados, las sombras se difuminan, los labios se suavizan y aparecen los brillos.

Lejos de llegar con novedades, los 2000 adoptan tendencias retro, como los pantalones a la cadera (para que algunas dejaran ver el abdomen y los muy de moda piercings en el ombligo), los tops, el cabello al natural, los atuendos frescos de colores africanos o jamaiquinos y las franelitas frescas y claras, popularizadas por los hippies un par de décadas atrás.

EL MILENIO ES RETRO Y UNA NUEVA MODA NACEZapatos 48 HORAS 1302 Negro

Con la llegada del nuevo milenio retro, surge la ansiedad de buscar la inspiración en las décadas anteriores, “lo único nuevo son las texturas logradas gracias a los avances de la tecnología”; regresan las tendencias de décadas pasadas, pero con toques acordes al momento; para ello se incorporan materiales que evocan la ciencia ficción, diseños plásticos, telas metalizadas y texturas brillantes.

Se imponen los pantalones de jean de tiro bajo, las ojotas y los tops; progresivamente dejan de producirse los pantalones sobre la cintura y los nuevos modelos apenas alcanzan la cadera o la semicadera para dejar al descubierto el vientre o la espalda. Entre los varones, avanza la moda de los pantalones anchos, popularizados en los 90 por los amantes del rap y el hip hop, inspirados en estos ritmos, surgen estilos nuevos como el reggaetón, que trajo consigo vestimentas propias, pero muy similares a la de los raperos.

A su vez, la tendencia gótica fue adoptada por los funkies y emos, con la presencia del color negro en sus prendas y maquillaje. Los pantalones Oxford, de oda cuarenta años atrás, resurgen con éxito, así como las minifaldas, las faldas vaporosas y los jeans con aberturas y estilos desgastados. Entre tanta evocación, no podía faltar el regreso del encaje, tan de moda en décadas anteriores por su delicado y dulce aspecto, las faldas tejidas en organza y tul, y los corsés de brocados calados.