EL MILENIO ES RETRO

 

A inicios del nuevo milenio retro, las tendencias en estilismo y maquillaje empiezan a ser más estudiadas; se incorpora la técnica del visagismo para encontrar el look que favorezca individualmente a cada quien. Los tonos se adaptan al color de piel, retomándose las pestañas postizas y los delineados, las sombras se difuminan, los labios se suavizan y aparecen los brillos.

Lejos de llegar con novedades, los 2000 adoptan tendencias retro, como los pantalones a la cadera (para que algunas dejaran ver el abdomen y los muy de moda piercings en el ombligo), los tops, el cabello al natural, los atuendos frescos de colores africanos o jamaiquinos y las franelitas frescas y claras, popularizadas por los hippies un par de décadas atrás.

EL MILENIO ES RETRO Y UNA NUEVA MODA NACEZapatos 48 HORAS 1302 Negro

Con la llegada del nuevo milenio retro, surge la ansiedad de buscar la inspiración en las décadas anteriores, “lo único nuevo son las texturas logradas gracias a los avances de la tecnología”; regresan las tendencias de décadas pasadas, pero con toques acordes al momento; para ello se incorporan materiales que evocan la ciencia ficción, diseños plásticos, telas metalizadas y texturas brillantes.

Se imponen los pantalones de jean de tiro bajo, las ojotas y los tops; progresivamente dejan de producirse los pantalones sobre la cintura y los nuevos modelos apenas alcanzan la cadera o la semicadera para dejar al descubierto el vientre o la espalda. Entre los varones, avanza la moda de los pantalones anchos, popularizados en los 90 por los amantes del rap y el hip hop, inspirados en estos ritmos, surgen estilos nuevos como el reggaetón, que trajo consigo vestimentas propias, pero muy similares a la de los raperos.

A su vez, la tendencia gótica fue adoptada por los funkies y emos, con la presencia del color negro en sus prendas y maquillaje. Los pantalones Oxford, de oda cuarenta años atrás, resurgen con éxito, así como las minifaldas, las faldas vaporosas y los jeans con aberturas y estilos desgastados. Entre tanta evocación, no podía faltar el regreso del encaje, tan de moda en décadas anteriores por su delicado y dulce aspecto, las faldas tejidas en organza y tul, y los corsés de brocados calados.

tapetes con logo

 

Los tapetes con logo no dejan de ser un “extra” que tiene que estar muy bien integrado en la decoración de un negocio a pie de calle. Muchas veces la competencia en un determinado sector provoca que una tienda, por muy bueno que sea el producto o servicio que venda, necesite hacer uso de otros recursos para tratar de seguir atrayendo clientes y para, además, conseguir que estos clientes compartan una experiencia positiva con sus conocidos para así atraer aún más clientes. Un buen tapete con logotipo ubicado en el lugar indicado puede ser más que suficiente para  llamar la atención de las personas que pasan por delante del comercio.

El tapete personalizado además de poder diseñarse desde cero eligiendo el diseño que irá impreso sobre su superficie también permite personalización en cuanto a los colores y los materiales que lo conforman. De este modo es posible elegir por ejemplo tapetes de goma para las superficies exteriores y tapetes muy vistosos de tela para las superficies interiores, ya que en ambos casos los felpudos tienen que cumplir funciones diferentes y normalmente suelen estar expuestos a condiciones muy opuestas.

Lo más inteligente es consultar antes en Internet información relacionada con los tapetes y sus usos, de manera que uno pueda realizar su pedido con la seguridad de estar eligiendo el tapete que mejor se adapta a las necesidades que se puedan tener en ese instante. Si bien es cierto que estos felpudos son muy asequibles, los tiempos que corren no invitan a andar comprando cosas que después no puedan servir para nada.

 

Los tapetes con logotipo no dejan de ser un elemento decorativo indispensable en cualquier comercio que se precie. Hace algunos años solamente estaban al acceso de las grandes multinacionales que se podían permitir encargar un diseño único y exclusivo para sus tapetes de varios metros de largo y ancho; hoy en día un comerciante pequeño puede permitirse sin problemas comprar dos o tres tapetes con un logotipo único para su negocio. Basta con darse una vuelta por las grandes ciudades para darse cuenta de la extensión de esta moda de personalizar los comercios de forma única; cientos de tapetes adornan las entradas de negocios de todo tipo.

Pero ojo, estos tapetes no tienen por qué llevar únicamente un logotipo. Muchos comercios también aprovechan sus tapetes para anunciar por ejemplo alguna oferta o incluso para definir en un par de líneas los servicios que se ofrecen en ese local (las gestorías muchas veces utilizan tapetes en los que resumen en una línea sus servicios). Cada uno se las tiene que ingeniar para aprovechar de la mejor forma posible cualquier medio que permite llegar a cientos de clientes potenciales, y en el caso de los comercios a pie de calle, los felpudos son una buena vía de marketing.

En las tiendas de felpudos online es posible encontrar más información sobre este asunto, y si se tiene alguna duda concreta uno siempre puede acudir a la asistencia técnica de la web para recibir una respuesta personalizada que despeje todas las dudas en ese mismo momento.

 

Mas info en:

http://fabricaciondetapetes.scoom.com/
http://fabricadetapetes.beep.com/
http://fabricantedealfombras.weebly.com/
http://fabricantesdealfombras.beep.com/
http://fabricantesdepisosdehule.weebly.com/
http://fabricantesdetapetes.blogspot.com.es/
http://fabricantesdetapetes.jimdo.com/
http://fabricantesdetopesdehule.weebly.com/
http://gymmats.weebly.com/

tapetes personalizados

 

Los negocios están siendo los protagonistas del uso de los tapetes personalizados durante los últimos meses. Resulta que de la crisis se pueden sacar algunas cosas positivas –pocas, muy pocas-; una de ellas es que los comercios ahora cuidan a los clientes mejor que nunca, ya que saben muy bien que de ellos depende que puedan abrir sus puertas al mes siguiente. De esta manera cada vez es más habitual encontrarse con calles comerciales repletas de tapetes que pertenecen a comercios que tratan de llamar la atención de los viandantes a través de felpudos colocados en las puertas de sus instalaciones.

En este tipo de decorados no hay prácticamente nada escrito, ya que las posibilidades de personalización son tan amplias que al fin y al cabo cada comerciante decide qué efectos desea añadir a su tapete. Lo que está claro es que la personalización de tapetes no tiene fin, ya que las variedades son tantas que lo bonito de estos felpudos está en que resulta muy complicado encontrar dos iguales y más aún si se emplean logotipos personalizables que hacen inconfundible ese tapete en concreto.

¿Y cómo se puede acceder a este maravilloso mundo de la personalización? Hay que navegar por Internet en busca de una tienda de tapetes lo suficientemente buena como para confiar en ella la fabricación de los felpudos, por lo que siempre es recomendable consultar opiniones antes de elegir una u otra tienda.

tapetes con logotipo

 

Al comprar tapetes con logotipo nunca hay que olvidar elegir un buen diseño para el logo ya que al fin y al cabo esa será la imagen que se transmitirá a los clientes una vez esté el tapete colocado en su sitio. El lugar más habitual en el que se ubican estos tapetes suele ser la puerta de acceso al comercio, ya que cuando las personas pasan por delante del negocio lo primero que ven es ese tapete y por lo tanto a partir de un vistazo rápido tienen que entender que ese negocio cuida su imagen y es el más indicado para su compra.

Hace algunos años sí que es cierto que comprar tapetes con logotipo era casi una utopía debido a que pocas empresas se dedicaban a la distribución de este producto decorativo tan concreto; hoy en día con Internet es mucho más fácil acceder a los tapetes personalizados ya que basta con entrar en cualquier de las muchas tiendas online de felpudos para empezar a personalizarlos exactamente tal y como se desea, y además por un precio muy competitivo para los tiempos que corren. Eso sí, como se menciona en el primer párrafo, hay que elegir muy bien el logotipo y hay que tratar de que tenga la máxima calidad posible.

En cuanto al envío y la recogida de los tapetes, en la mayoría de estas páginas existe un servicio de entrega que se encarga de hacer llegar los felpudos a su destino por un precio muy módico y muy rentable teniendo en cuenta todas las molestias que eso ahorra.

tapetes con logo

 

Cada vez son más las tiendas online que se dedican a la venta de tapetes con logo, pero… ¿por qué iba alguien a comprar tapetes a través de Internet pudiendo comprarlos en una tienda de decoración de barrio? La respuesta se encuentra en la palabra “logo”, ya que resulta que para comprar un tapete con logotipo en primer lugar hay que personalizarlo indicando todos los detalles del logo impreso que se desea tener sobre el tapete. Esta personalización es completamente impensable en una tienda física de manera que aquí entran en juego las tiendas online.

Estas tiendas ofrecen sencillos editores a través de los cuales es posible personalizar los tapetes pudiendo ver en todo momento cómo quedan esos felpudos con los detalles que se desea añadir al diseño final. Lo más interesante de estos editores es que no se limitan únicamente a las ediciones que se puedan realizar en cuanto al logotipo, ya que el usuario también tiene la posibilidad de cambiar el color entero del felpudo o incluso de seleccionar qué materiales desea que conformen el felpudo que colocará en su negocio para tratar de atraer más clientes.

Así que en resumidas cuentas no hay nada mejor que aprovechar los avances que ofrece Internet para mejorar la imagen que se transmite a los clientes potenciales que cada día pasan por delante de la tienda. Uno nunca sabe hasta qué punto un pequeño cambio en la decoración puede ayudar a realizar más ventas y por lo tanto a facturar más ingresos a final de mes.

topes de estacionamiento

 

Los topes de estacionamiento han pasado a formar parte de los complementos indispensables de una plaza de garaje. Al igual que en este tipo de aparcamientos no pueden faltar unas líneas blancas o amarillas que marquen claramente el lugar que puede ocupar cada coche, lo cierto es que los topes de aparcamiento deberían ser igual de importantes ya que al fin y al cabo son lo único que impiden que un vehículo golpee a otro mientras está aparcando en un hueco que normalmente tiene unas dimensiones muy limitadas para el tamaño de los coches que actualmente circulan por las carreteras.

El funcionamiento de los topes de aparcamiento no puede ser más sencillo: una vez colocados y adheridos al suelo mediante unos tornillos expandibles que impiden que el tope se desplace de su lugar aunque le pase por encima un camión, cuando el conductor comienza la maniobra de estacionamiento los topes se quedan fijos en su lugar para que en el momento en el que las ruedas del vehículo los toquen el conductor sepa que ya no puede avanzar más y que una de dos: o el coche ya está correctamente estacionado o hay que seguir maniobrando para aparcarlo.

Un funcionamiento muy sencillo que evita muchísimos disgustos. Todos los dueños de una plaza de garaje perteneciente a una comunidad de vecinos pueden confirmar los problemas que dan las plazas que tienen un tamaño muy limitado, y si a ello se le suma cualquier obstáculo que pueda haber alrededor resulta más que evidente la necesidad de comprar estos topes.

ORDENADORES EN LAS TIENDAS

 

 Con la llegada de la tecnología informática a las tiendas y los negocios de todo tipo, las labores de almacenamiento y contabilidad se han reducido y simplificado de un modo exponencial, tanto que ahora se puede asegurar que prácticamente una sola persona puede llevar un control completo de un almacén de grandes dimensiones solamente con la ayuda de un ordenador y una impresora. Las cajas registradoras marcaron un comienzo en el control de los fondos de la empresa y la cantidad de distintos artículos que formaban parte de las listas de productos de un almacén.

Gracias a los diferentes programas informáticos se puede hacer una hoja de cálculo o algún otro tipo de software de control con el que no solamente se puede tener un detallado inventario de los productos que hay en un almacén, sino que además se puede hacer de manera automática un apunte contable en el que aparezca el stock, las unidades vendidas, el precio que cuesta comprarlo para el almacén y hasta el beneficio que se ha logrado con su venta, además de poder llevar a su vez un registro de los impuestos que se deben pagar o las deducciones fiscales por la adquisición de nuevos materiales con los que reponer las estanterías de los diferentes establecimientos, incluso pudiendo controlar varios almacenes o los diferentes productos y el lugar en el que está cada uno de ellos, bien sea disponible para la venta o en el almacén para poder saber en todo momento si se dispone de él en el caso de que se agote en los mostradores.